Vidrieras artísticas, una oportunidad para captar clientes

Las marcas y los artistas tienen mucho en común. Ambos comunican y crean mundos. Cuando se unen, tienen la capacidad de crear imágenes que nunca pasan desapercibidas. Su escenario es la vidriera, que se convierte en una especie de “hecho escenográfico” que atrapa las miradas de los transeuntes invitándolos a una experiencia única.

vidrieras
Las vidrieras son mucho más que la presentación del local hacia la calle. Son parte de la estrategia de marketing de cada marca, y deben ser tenidas en cuenta como un espacio importante a la hora de captar clientes.
Las vidrieras artísticas, intervenidas por ilustradores o artistas plásticos, son una tendencia mundial que crece y se afianza en nuestro país.
Dentro de este movimiento, las principales marcas de indumentaria y calzado comprenden la importancia del factor sorpresa, la expectativa y la visibilidad del producto, saliendo de lo convencional y dandole a la vidriera un lugar fundamental para captar nuevos clientes.
Las ilustraciones en las vidrieras se ven en el espacio que ocupan los maniquíes, en los vidrios del local, y hasta en las paredes y el suelo, creando una obra interactiva entre las diferentes imágenes que se ven desde la vereda.
Federico Laboureau, estilista y vidrierista de marcas como Ona Saez, Kosiuko y Billabong (que apuestan a este tipo de vidrieras para presentar sus temporadas), afirma: “Cuando la ilustración está bien adaptada al estilo de un diseñador, puede lograr destacar su marca enormemente del resto de la competencia. Todo lo que hacemos comunica, hay que ser amplios en la mirada. Como artista tengo que entender qué genera cada local en el que uno va a hacer una vidriera. La mano del artista ablanda y le da calidez al local”.
Muchas marcas se fusionan con artistas locales para darle un nuevo vuelo a sus vidrieras y a sus colecciones. Este es el caso de HG y la ilustradoras Luna Pornoi y Vero Gatti, que para la campaña “Al futuro con más amor”, adornaron los locales de la marca con murales e ilustraciones exclusivas, que se fusionaban con prendas ilustradas, creando un mensaje artístico 360, dirigido a mujeres jóvenes que optan por el consumo responsable.
El arte en las vidrieras funciona como un diferencial que le da vuelo a la marca y la vuelve diferente y personalizada, dandole un contexto, un mundo, a los productos que desea destacar.