La tendencia de no ir con la tendencia. Caso de éxito: zapatillas y bolsos puro

La marca Puro nació en 2004, en Argentina, de la mano de Gabriel e Itatí, una pareja visionaria que supo combinar el arte y el diseño, dándole vida a bolsos, carteras, sandalias y zapatillas super originales, para un público que busca cada vez más la moda personalizada.

imagen

Como todo sueño, Puro necesitó de su etapa de maduración. Los emprendedores comenzaron vendiendo sus zapatillas en ferias durante 4 años. Por aquellos tiempos se estaba consolidando el diseño de autor como tendencia, pero sus productos competían con las grandes marcas de zapatillas (muy bien posicionadas, sobre todo en calidad) por lo que decidieron extender su marca y complementar su producción con bolsos, que tuvieron excelente recepción y los hicieron crecer económicamente. Así, fueron atravesando las crisis y lejos de darse por vencidos, salieron con éxito sosteniendose en ideas cada vez más creativas. Puro fue creciendo hasta poder tener su local propio y convertirse en una de las marcas de diseño mejores posicionadas de la Argentina.

Estilo

Puro mezcla el Kitch y el Vintage, con una impronta super personal. Cada diseño es una edición limitada, consevando lo genuino y original que ofrece la marca como carta de presentación.

La tendencia que sigue Puro avanza en paralelo con la moda, buscando incluir varios estilos de manera no convencional y con un aire atemporal. La marca apuesta por la combinación de colores fuertes, estampas y materiales, ofreciendo un producto de calidad, cómodo, funcional y lleno de estilo.

Comunicación

Puro invita al público a “usar lo que le guste”, sin importar la moda. De esta manera, con un mensaje “antimoda”, la marca se posiciona como una opción original que se adapta a cualquier tendencia e, incluso, que marca tendencia.

Actualmente cuenta con 2 locales en Buenos Aires y uno en Rosario. Además, exporta sus productos a Chile.

Una marca nacional con una estética propia que apuesta a un diseño inclusivo y crece de manera sostenida. Puro es un ejemplo de comunicación sólida y clara, con productos con mucha presencia para un público que va en aumento: los que buscan diseños exclusivos y originales.