¿Cómo circulan los clientes en nuestro negocio? Conocé cuáles son los puntos fríos y calientes en nuestro local y como aprovecharlos

Al ingresar en un local, los clientes suelen tener un flujo de circulación natural, recorriendo primero ciertas zonas y dejando en segundo plano el resto del espacio. Este circuito debe ser aprovechado por el vendedor para sacarle el máximo provecho posible a su punto de venta.

software punto de venta

Dos tips importantes para comenzar a pensar la disposición del stock de mercadería son:

  • El cliente suele circular en un sentido contrario al de las ajugas del reloj
  • El cliente suele dirigirse naturalmente hacia la derecha

Para aprovechar la oportunidad de venta que genera la circulación, debemos tratar de visibilizar la mayor cantidad de productos y secciones posibles cerca de la entrada del local y evitar los denominados “cuellos de botella”, es decir aquellos lugares donde la circulación se dificulta debido a una mala disposición del mobiliario o elementos decorativos. Otro factor influyente es la falta de personal en caja en los horarios pico de ventas, que produce aglomeraciones y favorece la decisión de abandono de la compra.

Llamamos Zona Caliente al área cercana a la entrada del local, hacia donde se dirige naturalmente el público, y Zona Fría a aquella más alejada de la entrada a la cual no llegan la totalidad de los clientes, excepto que se destaque mediante una adecuada iluminación, una decoración original o productos en promoción. En los puntos calientes, el tiempo de permanencia es más elevado que en los puntos fríos del local, por eso es un desafío lograr llevar la atención a la zona de menor circulación.

A la hora de ordenar los productos también debemos tener en cuenta que:

  • El 70% de las personas que ingresan a un local no recorren más que el primer tercio del establecimiento.
  • El 30% traspasa la mitad del local
  • Solo el 10% recorre el negocio en su totalidad

Recordá tener en cuenta esta info a la hora de elegir la disposición de tu indumentaria para lograr un local ordenado que invite a la permanencia. Así tus clientes se sentirán a gusto, podrán disfrutar de la experiencia de compra y ver todo el stock de mercadería que tenés para ofrecerles.