Cierre de año. Por qué es importante realizar un balance general?

La contabilidad de un negocio permite evaluar el rendimiento del mismo y tomar decisiones estratégicas para mejorar y aumentar las ganancias. Elaborar un balance de fin de año es una tarea importante para poder analizar en términos generales, cuál fue la ganancia real y si hay operaciones que generan pérdidas. Este balance, permite también elaborar estrategias para mejorar la performance del negocio a partir del análisis de diferentes variables, y comparar los datos actuales con el rendimiento de otros años.

balance fin anoRealizar un balance general sencillo es el primer paso para elaborar otras planillas que te permitirán observar el rendimiento de tu local durante un periodo de tiempo y poder realizar reportes comparativos para observar el crecimiento o no de tu negocio.

Te recomendamos en este primer paso, utilizar como formato la ecuación Activo = Pasivo + Patrimonio. En base a estos 3 datos a recopilar podrás realizar un balance general que refleje el estado de la situación financiera de tu local, siguiendo los siguientes pasos:

Fecha de cierre

Elegí una fecha para elaborar tu balance. Te recomendamos que respetes el periodo de medición de datos al año siguiente (o del año anterior, en el caso de que ya cuentes con un balance), para poder realizar un balance comparativo sin afectar la variable tiempo.

Identificar activos y pasivos

Los Activos de tu local son todos tus bienes y derechos. Los pasivos, tus deudas y obligaciones, como sueldos e impuestos y gravámenes.

Los Activos pueden ser fijos o circulantes y serán la primer columna del documento. Los Activos fijos serán, como su nombre lo indica, estáticos. Es decir, será todo aquello que no presenta cambios en un periodo de tiempo como el espacio físico del local, el mobiliario, la maquinaria, la tecnología y el transporte. En cambio, los Activos circulantes o corrientes serán todos aquellos bienes que sí presentan cambios continuos, como: bancos, caja, inventarios y cuentas a cobrar.

Para lograr el total de Activos, debemos sumar ambos grupos.

Luego, registramos los Pasivos fijos debajo de la fila Activos, es decir, contabilizamos aquellas deudas u obligaciones que superen un año como periodo. Por ejemplo, un crédito bancario.

Los Pasivos circulantes, son aquellas deudas menores a un año, como: impuestos, cuentas de proveedores o acreedores u obligaciones bancarias.

Sumamos ambos grupos y tendremos el total de Pasivos.

Registrar el capital

Luego de sumar las propiedades de la empresa y las deudas y obligaciones deberás registrar el capital con el que cuenta tu negocio, es decir, los recursos invertidos. El pasivo sumado al capital, debe dar como resultado los activos totales si el balance está bien hecho.

Este balance, te servirá para elaborar el estado de flujo de efectivo y el estado de resultados, es decir, las pérdidas y ganancias del mismo periodo, para poder realizar un balance completo del estado financiero de tu negocio.