Caso de éxito: Blue Star Group (Todo Moda e Isadora), un modelo nacional en expansión

Martín Castelli era el dueño de un local de bijouterie al por mayor en el barrio de once, hasta que un día de otoño del año 1995 decidió darle un giro a su negocio creando una versión minorista del mismo a la que llamó Todo Moda. Sin saberlo, crearía un modelo de negocio ejemplar y exitoso y, algunos años después, se expandiría en toda América Latina.

todomodaLas marcas Todo Moda e Isadora (creada poco tiempo después) se convirtieron en Blue Star Group (BSG), la compañía de accesorios de moda líder en Latinoamérica con 730 locales en diferentes puntos del continente.

BSG se caracteriza por mantener una estrategia de ventas clara y un plan de ejecución a corto y mediano plazo que le permitió expandirse aún cuando el país atravesaba grandes crisis. Es el caso del año 2001, en el cual la marca se instaló en varios shoppings porteños y pudo crecer, mientras muchos negocios cerraban a causa de la difícil situación económica que afectaba al país.

El modelo de la velocidad

La expansión de las marcas de BSG se basa en el modelo fast fashion, que consiste en tener velocidad de respuesta ante las demandas del mercado y ofrecer precios accesibles, lo cual implica un análisis exhaustivo de las ventas y una rápida rotación de los productos. De esta manera, tanto Isadora como Todo Moda, generan continuamente novedades para sus clientas y sacan rápidamente de su vista aquellos productos que no se venden a través importantes liquidaciones.

Es tal la fuerte rotación de stock, que cada año Todo Moda e Isadora generan 12.000 productos, de los cuales solo 2000 se reponen y el resto son rediseñados.

Target complementario

BSG abarca un segmento amplio de mujeres que va desde las niñas hasta las adultas mayores. Todo Moda apunta a un segmento infantil y adolescente, con un mensaje divertido, relajado, fashion y moderno, que lee las últimas tendencias en moda y brinda precios accesibles. Por su parte, Isadora se enfoca en mujeres jóvenes adultas, adultas y adultas mayores, y propone una línea de accesorios de buena calidad, con diseños sobrios en su mayoría, e ideales para la vida laboral.

Además de estar dirigidos al público femenino, casi el total de los productos de ambas marcas están diseñados por mujeres.

La clave del éxito

El plan de expansión internacional de BSG se basa en asociarse con inversores locales en cada país. Este modelo permite que no salgan divisas desde el país de origen (Argentina) pero sí que entren regalías.

Para competir a nivel global, la cadena utiliza los mismos proveedores en Oriente y un 10% de proveedores locales para poder generar competitividad. La eficiencia se enfoca en el producto final, buscando aminorar los costos en los procesos previos, para poder lograr un precio final económico y competitivo.

A través de un rápido envío a las tiendas, el movimiento de mercadería genera los ingresos necesarios para poder pagar los costos generados. Es decir que la fábrica cobra por los productos que produce y luego paga por las materias primas.

BSG se convirtió en un modelo nacional exitoso que crece sostenidamente y planea tener 1000 tiendas para el año 2019.