Cómo armonizar tu negocio y lograr un oasis en la ciudad

Las personas que trabajan en un negocio pasan mucho tiempo del día en el mismo ambiente. También entra y sale mucha gente, dejando sus espectativas e influyendo en la energía del lugar.

Tener un negocio zen, significa colaborar con la decoración para que el ambiente sea armonioso, pacífico y equilibrado, transmitiendo paz y serenidad. De esta manera, se ofrece un ambiente distendido y relajado, un oasis en el medio de los ruidos y la contaminación de la ciudad.

Este estilo de decoración se recomienda especialmente para aquellos negocios que se encuentran en lugares de la ciudad muy ruidosos, en los que los tiempos corren rápido, como por ejemplo, el microcentro.

Para convertir tu local en un lugar armonioso que inspire serenidad, te recomendamos los siguientes consejos:

zen2

Buscar el equilibrio con pocos objetos

Una decoración serena no requiere de muchos objetos. Solo buscá aquellos que sean necesarios para transmitir armonía. Por ejemplo, algunos objetos recomendables son: budas, elefantes, lámaparas de sal, imágenes de deidades orientales, plantas y velas de decoración. Elegí con cuidado y atención aquellos objetos que te inspiren buena onda y paz. No es necesario que sean muchos, sino los correctos.

Es importante que el ambiente no se vea cargado, sino que de una sensación de amplitud y expansión.

La armonía se huele y se siente

Las velas aromáticas, las flores y los inciensos, aceites o perfumes de ambiente, son un gran aliado para darle un toque zen a tu local. Elegí aromas sutiles, frescos y delicados. Algunas fragancias que colaboran con la limpieza y pacificación de los ambientes produciendo un efecto armonioso son la lavanda, el pino, la violeta, los geranios, las maderas del oriente, el sándalo o el jazmín. Sea cual sea el aroma que elijas, debe ser suave y no invasivo. Recordá que puede no agradarle a todo el mundo.

También algunas plantas en agua favorecen la tranquilidad, la claridad mental, limpian el ambiente y disminuyen las jaquecas como las hojas de albahaca o hierbabuena, los jazmines o la vervena.

La música también es una pieza fundamental para generar un ambiente zen. Elegí música relajante con sonidos de la naturaleza, mantras suaves o música instrumental a un volumen adecuado.

Colores que armonizan

En la psicología del color se detectan algunos tonos que producen un efecto relajante como el blanco (que favorece la armonía y el relax), el color lavanda (que descansa la vista y genera un efecto calmante), el verde claro (es un color alegre y relajante, ideal ara mobiliario y objetos) o el azul (que abre la mente y genera un efecto pacifico). Te recomendamos que utilices el blanco como base, ya que es el color más luminoso por excelencia, y que tomes como referencia el resto de los colores para los muebles, detalles o alguna pared.