3 razones increíbles que explican porque los clientes no entran en tu local

Tener un negocio es un desafío que puede brindarte grandes satisfacciones pero que también requiere de mucha destreza, perseverancia, inteligencia y tenacidad para poder mantenerlo en el tiempo y hacerlo crecer.

Uno de los problemas que más preocupan a los dueños y se convierte en la pesadilla, sobre todo de los nuevos emprendedores en el rubro, es que los transeúntes no ingresen al local. Esta situación es más común de lo que creemos y las causas pueden ser variadas. Para resolverlo, es necesario analizar todas las variables y no apelar a las decisiones impulsivas, ya que pueden hacernos tomar malas decisiones y no dar con el verdadero problema.

Ingresar al local

Las causas más comunes son:

– Los colores de tu local o la decoración generan rechazo

A la hora de elegir la decoración de tu local (tanto los colores como la vidriera que se verá desde la vereda), debés estudiar muy bien a tu público objetivo y sus gustos. Como se ve a través de la experiencia de las grandes marcas, lo que es más usual, es que con el correr de los años vayan mutando su imagen y, muchas veces, hasta modifiquen su logo. Esto se debe a que cuando la marca se va instalando, comienza a tener un público fiel más notorio, que se puede ir delimitando cada vez mejor. Es muy común que se vayan probando estilos que acompañen colecciones o estaciones del año. Si vas cambiando el aspecto de tu local, también podés ir probando qué es lo que más atrae a tu público. Recordá siempre generar una visual agradable y de confort.

Tal vez te interese nuestro artículo: 4 pasos para atraer clientes a nuestra tienda de indumentaria haciendo marketing digital

– Música y aromas muy fuertes o exóticos

La música y el perfume pueden ser un aliado o un enmigo, según como los utilices. El volúmen alto muchas veces no funciona como atractivo, sino que, por el contrario, la gente que viene aturdida de los ruidos de la calle, busca tranquilidad en su experiencia de compra. Si tu público está acostumbrado a la música fuerte (si tu target es un público adolescente que busca ropa para salir), tratá de que el volúmen permita la escucha y el habla con sus acompañantes o el staff de tu negocio. Lo mismo sucede con el aroma. Buscá aromas neutros o suaves, ya que mucha gente sufre de alergia o le generan rechazo ciertos perfumes. Si perfumás la ropa y le das a elegir a los clientes el aroma, podés testear directamente cuales son los que generan más afinidad y elegirlos para tus difusores.

– Falta de visibilidad

La causa de que los transeúntes sigan de largo al pasar por tu local puede ser la no visibilidad desde afuera. Esto puede deberse a que la entrada no se distingue, a que el local tiene aspecto de estar cerrado, a que la iluminación es muy débil o a que la puerta está en un lugar de incómodo acceso. En estos casos te recomendamos que realices las refacciones correspondientes: Iluminar muy bien la vidriera y entrada, colocar un cartel que diga “Abierto” y los horarios de atención, procurar que la puerta de acceso sea amplia y que invite a la gente a entrar (las puertas angostas generan sensación de encierro y embudo). Si contás con una vereda amplia podés decorar el exterior de tu local con banderines, macetas con flores, carteles amistosos, y colocar un banco o una mesita con sillas, siempre y cuando no interrumpas la circulación. Esto atraerá la atención de los que pasen.

Tu local debe estar siempre limpio, bien iluminado y ordenado. Procurá ponerle precios visibles a los productos de vidriera (muchas veces la gente intuye que los productos son demasiado caros y no entra). Usá tu vidriera como foco de atención, colocando tus promociones y ofertas. La puerta debe estar despejada y los vendedores no deben abordar al cliente al entrar, sino esperar a que ingresen y allí preguntarles con cortesía si necesitan ayuda.

Si las causas de la falta de ingreso son estructurales, como por ejemplo que el local se halle en una calle poco transitada o insegura, procurá poner carteles que guíen a la gente hacia la puerta de tu negocio y ofrecerle a tus clientes estacionamiento. Si contás con los recursos necesarios, podés contratar un empleado de seguridad que esté en la puerta recibiendo a la gente.

Gran parte del trabajo para que tu local crezca es estar al tanto de los detalles. El aspecto exterior es la primera sensación que reciben tus posibles clientes acerca de tu marca, por eso debe ser atractivo y agradable para invitarlos a ingresar y ver tus productos.